Críticas de los progresistas al ECDE

Atualizado: Fev 10

Text auf deutsch

Texto em português

Testo italiano

Por supuesto, no toda la izquierda y los progresistas están a favor del proyecto. Lo ven como una oda al capitalismo salvaje que debemos combatir.

La izquierda no votó por la pobreza, la derecha y la extrema derecha brasileña repiten el mantra "Iphone es comunista" y así este mito aparece como una verdad universal. Quiero vivir bien, quiero comodidad y una vida digna para mi familia, pero no sólo para mi familia, la quiero para todos los trabajadores del planeta. Estamos insertos en este sistema, es imposible lograr el bienestar social sin el capital y, obviamente, no vamos a derrocar el capitalismo mañana.

Lo que veo es que la gente está desesperada en Brasil, el desempleo o los trabajos precarios, el hambre, los absurdos aumentos de precio de artículos básicos como los alimentos y el gas de cocina, la venta de la riqueza brasileña sin que los beneficios generen beneficios para la mayoría de la población.

Suelo hacer una analogía: en 2016 perdimos una guerra, la derecha sacó a la extrema derecha del armario y nos encerró allí. Todos somos rehenes de ellos, que ahora tienen en sus manos el botín de esta guerra, toda la riqueza del país, para hacer lo que quieran, sin decírselo a nadie.

Ahora, si el capitalismo junto con los ultra/neo/liberales nos ha llevado a esto, creo que ha llegado el momento de que intentemos otra lucha alternativa. La revolución también se puede lograr mediante el uso de las mismas armas que el enemigo. El único lenguaje que la derecha y sus perros guardianes entienden perfectamente es el del dinero. Cuando leo lo que los pequeños fascistas y otros lamentables votantes del presidente, molestos por nuestro proyecto, escriben en las redes, me da la sensación de que vamos por buen camino. ¿Funcionará? No tengo la respuesta. No lo sé. Lo que sí sé es que me he cansado de levantar mis banderas para que los descalificados de todas las cepas me las arranquen de las manos, las escupan y las rompan. Para mí es hora de probar otras alternativas de lucha. Como dijo Lula, “los pobres no son el problema, son parte de la solución”.

Los rencorosos que nos sacaron del poder saben que somos mejores que ellos en la distribución del ingreso, en el desarrollo y aplicación de proyectos de bienestar social y vean, en la economía también. Los números de los gobiernos laborales en Brasil hablan por sí mismos en comparación con los gobiernos anteriores, y por mucho que alguien pueda ser crítico con los gobiernos del PT, eso no cambia los números: en un corto período de tiempo hemos hecho más y mejor, y ahí es donde radica nuestra fuerza. Podemos tratar de hacer como Lula y enseñarles a manejar el capitalismo de manera que beneficie a todos y no sólo a algunos.

Me gustaría decirles a los ardientes críticos progresistas de nuestro proyecto, que piensen en las miles de personas que se están beneficiando de él, están vendiendo sus productos y servicios a través de nuestra red de solidaridad y beneficio, están pagando sus cuentas atrasadas, alimentando a sus hijos, etc. Únete al grupo, conoce a la gente, las historias. Ya tenemos miles de ellas y, en este sentido, el Izquierda compra de Izquierda ya es un caso de éxito. Queremos empoderar económicamente a quienes respetan los derechos humanos, sociales, laborales y el medio ambiente. ¡Y esto ya está sucediendo! No es necesario que les gustemos o que les guste lo que hacemos, pero sí que nos respeten, respeten el dolor de quienes están desesperados y sin opciones de trabajo e ingresos y que buscan alternativas.

Erica Caminha



6 visualizações0 comentário

Posts recentes

Ver tudo